con la copa arriba

Las armas y las almas que le han hecho falta al merengue

Si por algo fuimos siempre seguidores y sustentadores de la carrera de Wilfrido Vargas, fue por el hecho de que hacíamos causa común con su capacidad innovadora y su atrevimiento para romper esquemas, en una época donde imperaban lineamientos muy rancios y ortodoxos en la música popular.

Si el merengue alcanzó estelaridad en los años 80 fue debido a la impronta de Wilfrido, independientemente de la grandiosidad de un Johnny Ventura y un Fernando Villalona en términos de popularidad, aunque este último fue el resultado, como se sabe, de uno de los tantos proyectos surgidos al amparo del Nuevo Poder de la Música, como bautizamos a Wilfrido cuando emergió en los años 70.

Wilfrido fue el patrón, el mandamás de la música, y en torno a él giraba prácticamente todo, de manera directa o indirecta.

Nunca estuvimos de acuerdo con su abandono del mercado local, de la manera en que lo hizo, alejándose por completo de la plaza, al momento de asumir a Colombia como su centro de operaciones.

Pudo estar en Colombia, pero alimentando el país que le vio nacer, crecer y multiplicarse.

En los últimos tiempos ha estado procurando una recomposición musical, haciendo acopio de jóvenes con sangre nueva, en interés de presentar nuevas propuestas, lo cual hemos considerado interesante.

El tema que lanzó a finales del año pasado “Con la Copa Arriba”, original de Rudy Ventura, permite delinear a un Wilfrido que rompe con los patrones con los que reafirmó su identidad en el pasado, que para esos tiempos eran innovadores.

A sabiendas de que los tiempos han cambiado, trayendo colores y aires nuevos, el maestro Vargas ha levantado nuevamente la copa.
Y ojalá que no la baje, para volver a beber “a pico e’ botella”.

Actualmente se está anunciando una gira USA desde el 4 de junio del presente año, la cual se denomina “The King is Back”, lo cual nos parece muy bien, porque si hubo una plaza donde Wilfrido se hizo grande, después de aquí, fue precisamente la de Estados Unidos, traspasando los linderos de Nueva York, y expandiéndose por los diferentes estados de la unión.

Es problable que si Wilfrido se hubiese mantenido de lleno innovando e inventando en el ámbito del merengue, el declive del género no hubiese sido tan pronunciado, pues al ritmo más que nada lo que le ha faltado es precisamente una vigorosa sintonía con la gente de este tiempo.

Y eso solo se consigue con la formulación de ideas innovadoras para un público joven, cambiante, que no se contenta solo con seguir trayectorias.

CDS Pack Wilfrido Vargas Con la Copa Arriba con la copa arriba