Foto tomada del periódico Mi Diario, de Panamá

El 7 de diciembre de 2015 fue una fecha especial e inolvidable para Wilfrido Vargas. Se celebró el concierto Electro Disco, Flash Back, en Islas Atlapa, Panamá y gracias a este evento se cumplió uno de sus grandes anhelos, conocer a Tabou Combo.
Tabou Combo es una agrupación haitiana de género Kompa, típico del folclore haitiano, de la cual él se ha nutrido musicalmente para muchas de sus composiciones. Una de ellas es el gran éxito de los ochenta, El Jardinero. “No hay una fuente donde yo haya ido más a beber, que a esa música”, aseguró el Rey del Merengue a un programa de radio colombiano.
Al hablar de esta agrupación no oculta su fascinación. Le brillan los ojos y reveló que hace más de 30 años se aprendió cada nota de cada estrofa de la música que ha compuesto Tabou Combo. Que escucharlos “es como una droga, un alimento para el alma, su mejor antidepresivo”. Por eso compartir el escenario con ellos fue un sueño cumplido.
Tuvo la oportunidad de expresárselo personalmente a Yvon André, el vocalista principal de Tabou Combo, horas antes del concierto, cuando se vieron por primera vez en la redacción del periódico panameño Mi diario. Ambos sonrieron al verse. Luego se abrazaron como dos viejos amigos que habían dejado de verse hace mucho tiempo. Acto seguido, Wilfrido Vargas evidentemente emocionado le confesó: “¡Serio! Te lo juro. Nosotros fuimos a París, Roma, Brasil, Bélgica, a todas partes y hemos tocado hasta con Paul Simon, pero tocar frente a Tabou Combo representa para mí la oportunidad más grande que haya tenido en mi carrera de casi 50 años”. Ante esta declaración de admiración, André, a quien se le dificulta entender y hablar español, luego de que un traductor le dijera lo que Vargas había revelado, un poco ruborizado, sólo atinó a decir: “Wao, gracias señor”.
El momento más esperado por las miles de personas que asistieron a este concierto histórico fue en el que Yvon André subió a la tarima y acompañó al Rey del Merengue, Wilfrido Vargas a cantar El Jardinero, en la parte del coro que dice: “Ah pi pi, Ah pipi pa pi pi…”; parte que se le adaptó de la canción Boléro Jouc Li Jou, de este grupo haitiano.
La camaradería, el respeto y admiración mutua fue evidente en todo momento. El público lo sintió y también lo agradeció. Una de las presentes al ser interrogada sobre esta actuación expresó que, “siempre había anhelado ver y disfrutar un espectáculo así. Sin desperdicio de principio a fin”.